««« PERUPEDIA »»»

Moloc (Molek)

Moloc (Molek o Molekh, en hebreo) era una antigua divinidad del Cercano Oriente. Se cree que era una deificación del sol. Los judíos lo mencionaron en la Torá o Antiguo Testamento como un dios malvado adorado por los moabitas (2 Reyes 3,27) y los amonitas. También era conocido en la antigua Cartago.

Es muy probable que el culto a Moloc haya sido tomado por los israelitas de alguna de las naciones vecinas. En determinado período, Moloc estuvo asociado con el dios sumerio Baal (aunque Molekh era considerado completamente malevolente).

Según la Biblia, el ritual de la adoración a Moloc exigía sacrificios humanos, ordalías de fuego y automutilaciones.

Entre los siglos 8 y 6 antes de Cristo, los israelitas adoptaron este culto de los cananeos o asirios. En el libro de Reyes (2 Reyes 16,3) se menciona el caso de Ajaz, rey de Judea y adorador de Yahvé, quien hizo pasar a su hijo por el fuego “según costumbres abominables” (es decir, según el culto a Moloc). También se cuenta lo mismo del rey Manasés (2 Reyes 21,6). En los libros de Jeremías, Ezequiel y Levítico también se hace alusión a la práctica de este culto.

Moloc tenía su centro de adoración en un lugar montañoso llamado Topheth, en el valle de Hinnom, al sureste de Jerusalén. Este lugar floreció bajo el reinado de Amón, hijo de Manasés.

Este culto exigía el sacrificio de los primogénitos para renovar la fuerza del fuego solar. El ritual consistía en introducir a los bebes a través de la boca de una enorme estatua de bronce con cabeza de toro, que representaba a Moloc. La estatua era hueca y en su interior ardía una hoguera que hacía que Moloc brillara con un color rojizo. Los niños eran colocados en las manos de la estatua; luego, a través de un ingenioso sistema mecánico, las manos eran llevadas hacia la boca abierta de la estatua, como si Moloc estuviera comiéndose a los niños con las manos. De esta manera, los niños caían al interior de la estatua, donde el fuego los consumía. Mientras el ritual se llevaba a cabo, la gente que participaba de él se reunía delante del ídolo y bailaba al ritmo de flautas y panderetas para ahogar el llanto de los niños.

Este culto fue prohibido entre los israelitas mediante las leyes dadas por Yahvé a Moisés, que prohibían expresamente a los judíos hacer lo que se hacía en Egipto o Canaán: “No debes dar a ninguno de tus hijos para consagrarlos a través del fuego a Moloc, y profanar de esa manera el nombre de tu dios (Lev. 18:21). En la actualidad, los estudiosos debaten si los hebreos llegaron a ofrecer a sus hijos a Moloc a través del fuego o si la ley es una prohibición contra la posibilidad de que ellos pudieran adoptar esta costumbre.

El lugar de adoración de Moloc fue destruido durante el reino de Josías, El Reformador: “Y él profanó Topheth, que está en el valle de los hijos de Hinnom, para que nadie pueda quemar a su hijo o hija como ofrenda a Moloc” (2 Reyes 23:10).

Fuentes

Encyclopedia Mythica. Moloch.

Encyclopaedia Britannica (2015). Moloch.

etiquetas:

Comentarios

No hay.