««« PERUPEDIA »»»

Smoky, la yorkie heroína de guerra

Smoky fue una perrita de la raza Yorkshire terrier que se convirtió en mascota estadounidense de la Segunda Guerra Mundial y luego en héroe de guerra. Fue encontrada en 1944 por un soldado estadounidense, en una pequeña trinchera abandonada en medio de la selva de Papúa Nueva Guinea, durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando este soldado la llevó con él a las barracas, el cabo William Wynne, del ejército de los Estados Unidos, la compró por dos libras australianas de esa época (unos $6.44 dólares estadounidenses). Poco después de convertirse en la mascota del 26º Escuadrón de Reconocimiento de la SWPA (SWPA's 26th Recon Squadron), Smoky obtuvo el primer lugar del concurso de mascotas que la revista Yank Down Under organizó en 1944.

dominio público

Smoky en un casco. Smoky es considerada el primer perro terapéutico de la historia.

El acto de valentía de Smoky ocurrió en enero de 1945. Bill Wynne, su dueño, y Smoky eran parte de los 150,000 soldados estadounidenses que participaron en el frente de batalla del Pacífico Suroccidental, en las islas Filipinas. El grupo de Wynne estaba ayudando a rehabilitar una antigua pista de aterrizaje improvisada, construida por los japoneses en medio de la selva, para que sea usada por los aviones estadounidenses. El tendido de los cables de comunicaciones para la pista era un reto mayor. Cavar una zanja para tender los cables habría tomado tres días y habría expuesto a los hombres y los aviones al bombardeo enemigo. Es así como, mientras la batalla de Luzón se intensificaba, el sargento Gapp, encargado del mantenimiento de las líneas de telecomunicaciones de la sección de comunicaciones del grupo, se acercó al cabo Bill Wynne, del 26º Escuadrón de Reconocimiento Fotográfico, 5º Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos, para preguntarle si Smoky, la mascota del escuadrón, podría llevar algunos cables vitales de telecomunicaciones a través de un tubo de desagüe de 8 pulgadas de diámetro (20 centímetros) y 70 pies de largo (21 metros) que se extendía por debajo de la pista de aterrizaje improvisada. Si pudiera, no habría necesidad de hacer una zanja a lo largo de la pista, y los hombres y los aviones no tendrían que ser expuestos al fuego enemigo constante. Así que amarraron una cuerda al collar de Smoky y luego Wynne la convenció para que se deslizara por todo el tubo.

Smoky, que sólo medía 7 pulgadas de alto (18 centímetros) y pesaba apenas 4 libras (1.8 kilos), llevó el cable con gran valentía, para satisfacción de su devoto dueño, Bill. Al hacerlo, protegió la vida de 250 hombres y evitó que 40 aviones de guerra estadounidenses fueran destruidos por los bombarderos japoneses. Además, el cumplimiento satisfactorio de la misión especial encargada a Smoky en el área de combate del golfo de Lingayen, en Luzón, resultó en la puesta en operación de líneas de teletipia y telefonía al servicio de los Estados Unidos y las Fuerzas Aliadas. Ese día de 1945, el premio de Smoky fue el filete de carne más grande que Bill pudo conseguir en el campamento de guerra. Desde ese entonces, también se le reconoció, ya no sólo como una mascota, sino como un perro de guerra. Así, junto a Bill, sirvió en el frente del Pacífico hasta el final de la guerra.

Smoky también es el primer perro terapéutico registrado en la historia. Sus servicios en este terreno comenzaron en julio de 1944, en el 233º Hospital Militar de Campaña de los Estados Unidos en Nueva Guinea. Allí Smoky acompañaba a las enfermeras cuando visitaban a los soldados heridos que llegaban del campo de batalla durante la invasión de la isla de Biak. Charles Mayo, de la afamada Clínica Mayo (muy conocida en el mundo como la Mayo Clinic), era el oficial encargado que permitió que Smoky formara parte de las rondas e incluso que durmiera con el cabo William Wynne, su dueño, en su cama de hospital durante cinco noches. Una vez, cuando estaba en Brisbane de permiso, la Cruz Roja le pidió al cabo Wynne que llevara su perro a dos hospitales militares, incluyendo uno en el sitio del Hospital Real de Mujeres de Brisbane (Royal Brisbane Women’s Hospital). El trabajo de Smoky como perro terapéutico continuó por 12 años, durante y después de la Segunda Guerra Mundial.

Smoky solía estar vestido modestamente, con una especie de chaleco hecho artesanalmente por Bill a partir de una cubierta de mesa de color verde. Cuando terminó la guerra, Smokey estaba lleno de condecoraciones militares, que incluían las condecoraciones Wings por 12 misiones de combate, la cinta de la campaña Asia-Pacífico con ocho estrellas de combate, la Cinta de Liberación de Las Filipinas, con dos estrellas de combate y dos Presidential Unit Citations.

Tras sobrevivir a ataques kamikazes, la invasión a Luzón, tifones, una picadura de un ciempiés de la selva de 15 centímetros de largo y muchos otros desafíos, Smoky se enfrentó a la posibilidad de ser abandonado cuando las tropas estadounidenses regresaran a casa al final de la guerra. Afortunadamente, el cabo Wynne y Smoky lograron abordar juntos el buque de guerra USS General William H. Gordon de regreso a casa. La pequeña perrita fue llevada a bordo de contrabando, en un pequeño maletín para transportar una máscara de oxígeno. Así pudo llegar a su nueva casa en Oklahoma, Estados Unidos.

Smoky murió pacíficamente en su cama en la casa de Bill, el 21 de febrero de 1957, 13 años después de haber sido encontrada y con, aproximadamente, 14 años de edad.

Actualmente, en los Estados Unidos hay seis monumentos conmemorativos a Smoky, incluyendo uno en el Museo del Perro del AKC (American Kennel Club, o Club Canino Estadounidense). Existe uno también en Australia que consiste de una escultura del perro Smoky acomodado dentro de un casco de la Segunda Guerra Mundial. Se ubica en Bowen Bridge Road Grounds, Royal Brisbane Women`s Hospital, Herston, 4029, estado de Queensland, Australia (coordenadas: Lat: -27.446481; Long: 153.029047).

Tiempo después, Bill Wynne escribió un libro contando la historia de Smoky titulado Yorkie Doodle Dandy or the other Woman Was a Real Dog .

El 27 de abril del 2011, Bill Wynne, el dueño de Smoky, recibió, a los 89 años, el certificado póstumo de valentía animal de la PDSA (People's Dispensary for Sick Animals of the Poor, institución caritativa veterinaria fundada en 1917 por Maria Dickin) para Smoky.

Fuentes

monumentaustralia.org.au. Smoky the war dog. monumentaustralia.org.au

www.pdsa.org.uk. Yorkshire terrier. 27 de abril de 2011

www.yorkshireterrier.no. Yorkshire terrier. www.yorkshireterrier.no

etiquetas:

Comentarios

No hay comentarios.