««« PERUPEDIA »»»

ampolla

sustantivo femenino
1. Medicina Elevación local de la epidermis, a manera de bolsa, por acumulación de fluido seroso: Estos zapatos nuevos me producen ampollas.

Inglés: blister.

2. Menaje Vasija de vidrio o de cristal, de cuello largo y estrecho, y de cuerpo ancho y redondo en la parte inferior.

Sinónimo: botella.

3. Medicina Pequeño recipiente de vidrio cerrado herméticamente, que por lo común se usa para contener una dosis de líquido inyectable: El médico le había recetado una ampolla diaria.

Sinónimo: ampolleta.

Inglés: ampoule, ampule, ampul.

4. Luminotecnia Parte de cristal de una lámpara eléctrica que contiene el filamento o los electrodos.

Sinónimo: bulbo.

5. Religión Cada uno de los dos jarros pequeños con que los católicos sirven en la misa el vino y el agua.

Sinónimo: vinajera.

Inglés: ampulla; plural, ampullae.

6. Física Burbuja que se forma en el agua cuando hierve o cuando llueve con fuerza.

Sinónimo: burbuja.

Inglés: bubble.

7. Metalurgia Abultamiento producido en la superficie de un metal por la expansión de un gas en él contenido.

8. poco usado Expresión ampulosa.

Etimología

Del latín ampulla, «anforita», «ampolla» (antigua botella romana redonda, de dos asas, usada para contener vino, aceite o perfume); de ampora, variante de amphŏra, «ánfora»; del griego ἀμφορα (ámphora), «ánfora», «vaso grande de dos asas»; de ἀμφορεύς (ámphoreús), contracción de ἀμφιφορεύς (amphiphoreus), «que se puede sostener por ambos (lados)»; de ἀμφι- (amphi-), «anfi-», «a ambos lados», y φορος (phoros), «que porta o lleva»; de φερειν (pherein), «portar», debido a sus dos asas.

Fuentes

Merriam-Webster. Dictionary of the English Language: ampoule, amphora.

Real Academia Española de la Lengua. Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, 22ª edición: ampolla.

levantar ampolla, levantar ampollas

frase verbal
modismo coloquial Causar notable disgusto o desasosiego: Sus declaraciones sin duda van a levantar ampollas.

Sinónimo: Perú sacar roncha.

Las ampollas

Las ampollas son levantamientos redondeados de la piel que contienen un líquido generalmente claro. Aparecen cuando dos capas adyacentes de la piel se separan y el espacio resultante se llena de un fluido seroso. Son lesiones bastante frecuentes de la piel, por lo que todos las hemos tenido al menos una vez. Suelen aparecer en los lugares donde hay rozamiento habitual de la piel, aunque también se pueden producir por otras causas.

Las ampollas pueden ser epidérmicas o subepidérmicas. Las ampollas epidérmicas se producen en la capa más superficial de la piel (la epidermis), cuando dos capas de células epidérmicas adyacentes se separan. Estas ampollas son frágiles y fáciles de reventar. Las ampollas subepidérmicas se producen cuando la epidermis se separa de la dermis (la capa de piel que está debajo de la epidermis). Estas últimas son más duras y más difíciles de reventar.

El líquido de una ampolla suele ser claro e incoloro. A veces, sin embargo, se puede dañar un pequeño vaso sanguíneo cercano; como consecuencia, el líquido de la ampolla se puede mezclar con sangre y verse de color rojo. Este tipo de ampollas suelen salir en las manos o los pies, pero pueden ocurrir también en otros lugares. En algunas ocasiones, las ampollas se pueden infectar y llenar de pus; en esos casos, el líquido que contienen se ve de color amarillento.

Las ampollas se clasifican como vesículas si son de 0.5 centímetros o menos de diámetro y como bulas si son mayores.

Causas

La causa más común de las ampollas suele ser la fricción; sin embargo, éstas se pueden producir por diferentes factores.

  • Fricción de la piel
  • El contacto con productos químicos
  • El calor (quemaduras solares severas o quemaduras leves con calor)
  • Enfermedades infecciosas, como la varicela

Las ampollas causadas por fricción o roce continuo, las más comunes, suelen aparecer en los lugares donde hay rozamiento habitual de la piel, como las palmas de las manos o las plantas de los pies. Se forman cuando la piel roza de manera repetida otras superficies, como las prendas de vestir, herramientas o incluso otra porción de piel. Esta fricción repetida hace que una capa superficial de la piel se mueva hacia atrás y hacia delante de manera repetitiva por sobre una capa de piel subyacente. Entonces una pequeña brecha se abre entre ellas y se llena con fluido.

Las ampollas causadas por una agresión química son localizadas; pueden ocurrir, por ejemplo, como un síntoma de una dermatitis por contacto.

Las ampollas causadas por una enfermedad se pueden deber a una infección viral o una enfermedad autoinmune y pueden aparecer en cualquier lugar del cuerpo. Entre las enfermedades infecciosas que causan ampollas tenemos al herpes simplex (herpes labial y herpes genital), el herpes zóster y la varicela.

Consecuencias

Normalmente, las ampollas no traen consecuencias graves. Sin embargo, si se infectan se pueden producir consecuencias serias.

Las ampollas por fricción pueden dejar un callo grueso, dependiendo de la severidad de la fricción.

Las ampollas causadas por enfermedades pueden dejar cicatrices, particularmente cuando se localizan en una región profunda de la epidermis.

En algunos casos extremos, las ampollas pueden infectarse y llevar a problemas más serios, e incluso a la muerte.

Tratamiento

Normalmente, las ampollas no dan problemas. Sin embargo, hay que acudir a un médico si la ampolla se infecta, si son muy dolorosas o si vuelven a salir otra vez.

Las ampollas por fricción generalmente se curan espontáneamente al cabo de entre 3 a 7 días y no requieren atención médica. El problema con ellas es que se producen en áreas de la piel donde el rozamiento es habitual, por lo que puede resultar difícil mantenerlas aisladas.

Las ampollas causadas por enfermedades se curan cuando se cura la enfermedad que las causa.

Lo más importante para la curación de una ampolla es no reventarla. Esto podría llevar a una infección o podría retrasar el proceso de curación.

Las ampollas grandes y dolorosas pueden ser descomprimidas por un médico en condiciones estériles.

Si la ampolla se revienta por sí sola, no hay que retirar la película de piel muerta que queda encima. Hay que dejar drenar la ampolla y luego hay que cubrir la zona con un apósito estéril seco para proteger la herida de una posible infección hasta que se cure. Es fundamental mantener la zona limpia y cambiar el vendaje al menos una vez al día.

Remedios caseros

Caléndula. Se puede aplicar pomada de caléndula o un producto en base a esta planta. Tradicionalmente se usa como cicatrizante y calmante. Se aplica sobre la ampolla y se cubre con una venda adhesiva o una gasa, para mantener el ungüento limpio. Por la noche hay que quitar el vendaje para que el área con ampollas esté expuesta al aire.

Sábila. El gel de sábila (áloe vera) puro ayuda a mantener la zona ampollada húmeda, por lo que ayuda a sanar más rápido. También alivia el enrojecimiento y la hinchazón de la ampolla. Es un antiinflamatorio natural. Hay que usar el gel puro. No usar los productos que contienen otros ingredientes como el alcohol, que seca la ampolla pero no es aconsejable.

Vinagre de manzana. El vinagre de manzana tiene propiedades antibacterianas, así que ayuda a prevenir la infección. El problema es que puede hacer arder la zona, así que hay que aplicarlo con cuidado.

Aceite del árbol del té. Tiene propiedad antibacteriana y es astringente natural. Ayuda a secar las ampollas. En algunas personas podría irritar la piel.

Té negro. El té negro se usa popularmente para tratar las ampollas causadas por el herpes.

etiquetas:

Comentarios

No hay comentarios.