««« PERUPEDIA »»»

brucelosis

sustantivo femenino
Medicina (mediados del siglo 20) Enfermedad infecciosa crónica de algunos animales domésticos, producida por bacterias del género Brucella, y que puede ser transmitida al hombre a través de la leche contaminada de los animales domésticos.

Sinónimos: fiebre de Malta, fiebre mediterránea

Inglés: brucellosis, Malta fever, undulant fever; la del ganado vacuno, Bang's disease

Etimología

Del latín moderno Brucella, nombre del género de bacterias causantes de esta enfermedad, y la terminación -osis, sufijo que se usa para crear nombres de enfermedades infecciosas.

Fuentes

Merriam-Webster. Dictionary of the English Language. Brucellosis.

Real Academia Española de la Lengua. Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, 22ª edición: brucelosis.

La brucelosis

La brucelosis, también conocida como fiebre de Malta o fiebre mediterránea, es una enfermedad infecciosa de los humanos y los animales domésticos caracterizada por la presencia insidiosa de fiebre, escalofríos, sudoración, debilidad y dolores persistentes, síntomas que suelen durar de tres a seis meses.

El agente causal de esta enfermedad es una bacteria del género Brucella. Este agente fue aislado e identificado por primera vez en 1887 por el doctor David Bruce, médico del ejército británico, a partir del bazo de un soldado que había muerto por la infección.

Son tres las principales especies de bacterias del género Brucella que causan la brucelosis. El reservorio de estos tres bacilos se encuentra en los animales domésticos. Brucella melitensis se encuentra en cabras y ovejas; Brucella suis, en los cerdos, y Brucella abortus, en el ganado vacuno.

Las especies de Brucella son microbios altamente invasivos, lo que hace que la enfermedad se disperse rápidamente de animal a animal. La infección de animales saludables se produce mediante la ingestión de comida contaminada o mediante el ingreso directo de la bacteria a través de raspones de la piel o de la membrana mucosa de los ojos. En los cerdos, la infección de los genitales del macho puede hacer que la enfermedad se disperse por toda la piara.

El ganado vacuno, ovino y caprino infectado pero asintomático puede secretar un número considerable de bacterias en su leche durante meses y, en algunos casos, por años.

Los humanos contraen la brucelosis directa o indirectamente de los animales infectados. Por razones que aún no se entienden bien, los niños son más resistentes a la brucelosis que los adultos. Muy rara vez, la enfermedad se transmite de un humano a otro.

No existe un tratamiento farmacológico práctico o confiable contra la brucelosis. Para conseguir rebaños sin brucelosis, hay que deshacerse de los animales contagiados; la vacunación de los animales jóvenes también es una medida útil. Los antibióticos son un tratamiento efectivo de la enfermedad en humanos en la fase aguda. Se ha probado que una combinación de sulfonamida y estreptomicina es exitosa. Los tratamientos con tetraciclinas, tales como la clorotetraciclina o la oxitetraciclina, también han dado resultados satisfactorios.

En el sector pecuario, la brucelosis causa severas pérdidas económicas. La brucelosis del ganado vacuno (que, en la literatura médica inglesa, también se conoce como enfermedad de Bang) puede llevar al aborto de los animales, lo que puede significar una pérdida de animales y una reducción en la producción de leche; con frecuencia, sin embargo, las vacas pueden llevar su preñez a buen término, a pesar de la infección del tejido uterino. En los cerdos, el aborto es menos común, incluso en los casos en los que los tejidos de la marrana estén intensamente infectados.

Fuentes

Encyclopedia Britannica (2010). brucellosis.

etiquetas:

Comentarios

No hay comentarios.