««« PERUPEDIA »»»

Las máscara

Una máscara es un tipo de disfraz, generalmente un objeto que se usa sobre o delante de la cara para ocultar la identidad de quien la usa.

Los rasgos de la máscara no solo ocultan los rasgos de quien la lleva, sino también proyectan la imagen de otro estado de ánimo, otra personalidad u otro ser. Esta función doble de ocultar los rasgos propios y reemplazarlos por otros es una característica básica de todas las máscaras.

Como objetos culturales, las máscaras se han usado a lo largo y ancho del mundo, en todas las épocas, desde la Edad de Piedra, y su uso y apariencia han sido tan variados como su simbolismo y su supuesto poder espiritual. Es, sin embargo, desde finales del siglo 19 que las máscaras se empezaron a coleccionar y exhibir como obras de arte por derecho propio o como artefactos culturales.

El material, las técnicas de elaboración, la apariencia, el color y la sofisticación de las máscaras varían grandemente. Pueden estar hechas de madera, piedra, cuero, papel, marfil, tela o incluso oro o plata, y usualmente están decoradas con pintura, mosaicos, conchas o tallados. La mayor variedad de formas y funciones de las máscaras se da en África y Oceanía.

Las características de una máscara pueden derivar de formas humanas o animales. Con frecuencia, forman parte de un disfraz completo que cubre todo el cuerpo de quien lo porta.

En la mayoría de los casos, como por ejemplo entre varias culturas africanas, la forma de la máscara está dictada por la tradición; así, el diseñador de máscaras se ve limitado por muchas restricciones y tabúes. Generalmente se cree que el espíritu representado por la máscara existe en su imagen; por esa razón, el mascarero está obligado a seguir las formas convencionales y simbólicas y la imaginería.

Se piensa que una máscara ya terminada tiene un poder espiritual o sobrenatural independiente de quien la hizo o de quien la porta. Dentro de la imaginería tradicional y la convención, el mascarero puede ejercer sus habilidades como artista y trabajador manual para dar su propia interpretación creativa a las formas estandarizadas.

El portador de la máscara es como un actor que pierde su propia identidad cuando se pone la máscara. Para las culturas sin historias escritas, con frecuencia la máscara da un sentido de continuidad con el pasado, ya que su imaginería y simbolismo los remontan a épocas anteriores.

Las máscaras forman parte de un ritual tradicional que asocia sicológicamente a los espectadores con el pasado. Los espíritus representados por las máscaras pueden ser respetados y poderosos o malignos y dañinos. Pueden provocar emociones que van desde el placer hasta el terror. El significado ritual de una máscara sólo se puede apreciar con el conocimiento de su contexto cultural particular, aunque sus cualidades estéticas se pueden disfrutar sin necesidad de entender su función social ni cultural.

En las sociedades primitivas, las máscaras se asocian frecuentemente con los ritos de sociedades secretas o con el sumo sacerdote o el curandero. La práctica del totemismo, por medio de la cual un objeto natural, tal como un animal, es adoptado como emblema de un linaje familiar, ha conducido a la evolución de máscaras totémicas. Este tipo de máscaras han sido usadas por los indios de la costa noroccidental de los Estados Unidos, así como por algunas culturas africanas.

En el Antiguo Egipto se usaron máscaras funerarias y máscaras mortuorias, que estaban asociadas con el regreso del espíritu del difunto. Tales máscaras eran una especie de retrato del difunto y, en el caso de la nobleza, se hacían de metales preciosos. Las máscaras mortuorias hechas de oro también aparecen en Asia y en la civilización incaica. A partir de la época de los antiguos romanos, a veces las máscaras mortuorias eran hechas y conservadas como retratos de las personas muertas.

Algunas máscaras se han diseñado principalmente para proporcionar protección física. Los guerreros samurái japoneses, por ejemplo, usaban cascos enmascarados con expresiones aterrorizantes, que cumplían la doble función de proteger al portador y aterrorizar a sus rivales. Los esgrimistas y otros deportistas también usan máscaras para proteger sus rostros.

Las máscaras también se usan en ocasiones festivas, tales como los carnavales, las fiestas patronales, el Halloween y el Mardi Gras. Las máscaras festivas generalmente tienen rasgos cómicos o satíricos y son propicias para tomarse licencias bienintencionadas y para el humor subido de tono.

Las máscaras teatrales, que representan personajes, evolucionaron a partir de tradiciones religiosas de la antigua civilización griega. En los autos sacramentales de la Europa Medieval (composiciones dramáticas breves escritas en loor del misterio de la eucaristía), los personajes portaban máscaras de papel maché que representaban al mal y a espíritus grotescos tales como el pecado y el demonio.

En el Renacimiento italiano, la máscara se volvió un rasgo importante de la commedia dell'arte, en la cual los actores se ponían máscaras para ocultar sus identidades. Las pequeñas máscaras negras que se usan sobre los ojos, más conocidas como antifaz, se originaron en esta tradición.

En el drama No japonés, las máscaras de madera cubiertas con un emplasto y pintadas de blanco, rojo o negro (colores que representan conceptos como la corrupción, la rectitud y la ruindad) representan aún un aspecto importante de la representación. Las máscaras No son rígidamente convencionales y estilizadas.

En China y en el teatro Kabuki japonés, la cara del actor se pinta para representar una máscara, así como sucede con el payaso de circo en Occidente.

etiquetas:

Comentarios

No hay comentarios.